Blog

Ancoven: “La empresa de bienes raíces tiene futuro”

El matrimonio conformado por Mario y Ana de Sánchez ha hecho de la franquicia comercial Ancoven  Valencia Norte 1 un negocio familiar, en el que decidieron invertir hace menos dos años porque –en palabras de él-  la empresa de bienes y raíces tiene futuro. “Pese a que en la actualidad haya dificultades para la construcción, en la ciudadanía siempre está el interés por un techo y la necesidad de una vivienda”, sostiene Mario.

Aunque hay una contracción económica en el país  -afirma-, existen oportunidades. “No solo se trata de suplir una necesidad, sino también de resguardar el patrimonio familiar”, agrega.  Además, para Mario, técnico superior en administración con especialidad en mercadeo, el contacto con los clientes y ayudarlos adquirir un bien,  es una experiencia muy gratificante.

Con sus oficinas en la avenida Andrés Eloy Blanco (Prebo),  Ancoven Valencia Norte 1 cuenta con un equipo de doce promotores, de los cuales cinco ya han adquirido su franquicia individual. Estos vendedores han conseguido en Mario y Ana unos aliados y unos mentores excepcionales. https://ancoven.com/agencias/   

Ana tiene doce años  con Ancoven, fue promotora por tres años, se fue y regresó al poco tiempo como franquicia individual; y recientemente adquirió la franquicia de la zona norte. Ella se siente satisfecha con los resultados obtenidos hasta ahora, aunque no eran los esperados.

-¿Todavía es rentable invertir en este tipo de oficina?

-Es una reflexión bastante profunda, pero actualmente –a pesar de la situación del país- hay movimiento y mucho interés, sobre todo a nivel del mercado secundario.

-¿Por qué decide invertir en una franquicia inmobiliaria?

-Yo tengo 70 años de edad, 21 de jubilada del Ministerio de Educación; y bueno, me llamó la atención y después arrastré a la familia, se vinieron mi esposo y mi hijo Mauro, quien se encarga de la parte tecnológica. Yo tengo tres hijos varones.  En este negocio no hay que importar nada, sino que la mercancía está en la calle y lo que hay es que buscarla.

Ana, con más de un decenio en el sector inmobiliario, sostiene que para obtener éxito como vendedor se debe tener constancia, disciplina y dedicación. “Aquí no hay jefes, pero la responsabilidad es con uno mismo”, aclara; y agrega que todo asesor debe gozar de clara dicción, buena presencia y creatividad.  https://www.emprendices.co/claves-del-exito-para-agentes-inmobiliarios-del-siglo-xxi/

De igual modo, recomienda prepararse, para lo cual está el curso de Formación Integral Profesional Inmobiliario (Fipi), dictado por la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, de unas 140 horas. http://www.camarainmobiliaria.org.ve/

Un buen equipo, una gran familia

Aura Araujo Vegas  está iniciándose en el sector inmobiliario, al que llegó por invitación de la misma Ana Sánchez, su amiga jubilada del Ministerio de Educación, al igual que ella. Ambas son docentes. Como Aura también es abogada y hace 20 años había hecho algunos trabajos en la zona (norte de Valencia), no se le dificultó ingresar este ramo. “Estoy aquí compartiendo, aprendiendo, ajustándome, retomando y muy contante”.

Litza Romero es de Caracas,  pero tiene más de 20 años en Valencia. Es una de las integrantes más recientes de Ancoven Valencia Norte 1, y con el ingreso a esta franquicia comercial se inicia también en el sector inmobiliario. “A pesar de la situación país, pienso que en Venezuela pueden haber más inversiones; y por eso me decidí por este sector. La gente igual necesita vivienda y las empresas  locales para expandirse”.  Litza es psicóloga. Su primer contacto con Ancoven fue mediante el alquiler de una oficia para su antiguo trabajo, con lo cual se interesó en este tipo de mercado y  actualmente está en formación, con mucho entusiasmo, responsabilidad y dedicación.

Victoria Silva se sumó hace aproximadamente un mes al equipo de Ancoven Valencia Norte 1 y está llena de optimismo porque en tan corto tiempo ha logrado dos negociaciones, por lo que entre sus expectativas está ser una corredora inmobiliaria exitosa y adquirir una franquicia individual. “Cuando uno desea algo, cualquier cómo es posible”, dice, a lo que se le suma su principal motor: Sus hijos. Este sector no era totalmente ajeno para ella, pues su madre forma parte de la franquicia comercial Ancoven Premium y le ha servido apoyo. A Victoria se la dan con facilidad las captaciones de inmuebles y las relaciones interpersonales. Su primera venta fue de un apartamento en Naguanagua, con apenas dos semanas en la oficina comercial: “La actitud y el trote valen mucho”.

Para Egidio Zambrano, con más de un año en Ancoven Valencia Norte 1, la clave del éxito está en trabajar en equipo, ser paciente. Recuerda su primera negociación como una de sus experiencias más gratificantes como promotor inmobiliario y no olvida que la hizo junto a una compañera de la oficina, ya que él tenía el cliente y ella el inmueble, un apartamento en Paraparal (Los Guayos). Egidio, licenciado en Relaciones Industriales, llegó por casualidad al sector, pero con los atributos para alcanzar el éxito.